Una historia de impresión 3D contra el Coronavirus

A raíz de la insólita situación provocada por el virus SARS-CoV-2, obtenemos múltiples enseñanzas, así como observamos múltiples comportamientos de individuos. Hoy os venimos a comentar un caso real sucedido hace unos días en Madrid.

Nuestro protagonista no quiere revelar su nombre, por lo que de aquí en adelante le denominaremos JSS.

Todo comenzó el pasado 27 de Marzo, cuando la policía nacional solicita, a través de Twitter, la entrega de máscaras de snorkel de la marca Decathlon. JSS, además de entregar una de estas máscaras, decidió buscar qué más podía hacer. Encuentra la web italiana Isinnova, que proporciona planos e instrucciones para fabricar válvulas que permiten hacer de estas máscaras de snorkel, mascarillas de emergencia para respiradores hospitalarios.

El 29 de Marzo un médico residente del Hospital La Paz se pone en contacto con JSS a través de la web italiana, solicitando su ayuda para conseguir 200 válvulas Charlotte, nombre que reciben este tipo de válvulas, para adaptar las máscaras de snorkel a las tomas de oxígeno del hospital.

El mismo 29 de Marzo por la noche JSS se puso en contacto a través de diversos grupos de Telegram con la comunidad Makers, desde donde le informaron de requisitos legales, técnicos y otras recomendaciones de utilidad. Con esta información JSS ajustó la ayuda a dicha información y limitaciones de los materiales disponibles para particulares.

Al día siguiente y tras un par de intentos JSS logró imprimir una válvula completa. La ayuda se concretó en algo real, práctico y útil para impactar de manera quizá determinante en la vida de una persona.

El 31 de Marzo entregó al médico de La Paz el modelo y al día siguiente recibe a través de Telegram el herraje para las máscaras de tipo soldador, procediendo JSS a hacerlas, entregándose en los centros médicos a través de La Guardia Civil.

El 2 de Abril una enfermera del Hospital Infanta Leonor de Madrid escribe a JSS a través de Telegram, solicitando piezas para la máscara de snorkel de Decathlon, procediendo a fabricar con la impresora 3D 9 válvulas que al día siguiente la Guardia Civil recogió en su domicilio y las distribuyó entre los hospitales que lo necesitaban.

Nada de todo esto podría haber sido posible sin la colaboración entre sociedad civil, profesionales de la sanidad pública y la Guardia Civil. JSS por su parte destaca también el apoyo brindado por su pareja, entorno familiar y amigos.

Que bueno sería contar con memoria de los elefantes para no olvidarnos de quienes tanto dan cuando se necesita y cuanto les debemos por ello. Quizá no dar una contraprestación realmente acorde, pues esto sería increíblemente difícil, pero sí podemos evitar mirar a otro lado cuando los fondos no llegan; cuando las prioridades que se establecen son otras, cuando los ídolos a veces son de barro y cuando los sueldos asignados equidistan de posicionarles donde lo hacen estos días las aclamaciones que reciben desde los balcones. Porque si bien es cierto que los aplausos animan y dan consuelo, no llevan el plato de comida a la mesa de las casas de nuestros auténticos Héroes.

Autor:

Victor Fernández

Un comentario en “Una historia de impresión 3D contra el Coronavirus

Responder a impresion 3d Cancelar respuesta