Biodigestores: la forma más económica y sostenible de obtener recursos en zonas rurales

¿Y si la gente del campo fuese capaz de aprovechar el abono de sus propios animales para obtener energía a partir del biogás?

Dicha pregunta ha dejado de serlo como tal, para ser una realidad.

Joaquín Víquez, ingeniero agrónomo nacido en Costa Rica, ha ideado unos biodigestores personalizados para que gracias a ellos, las personas dedicadas al campo, puedan aprovechar los excrementos de su ganado transformándolos en biogás.

biodigestores

A través de estos sistemas, los productores agrónomos pueden reutilizar el abono para obtener biogás, además de reducir la contaminación. Aclarar que los excrementos del ganado son fuente natural de metano, uno de los gases que más contribuyen al efecto invernadero y por ende al cambio climático.

Dicha reducción de la contaminación se ve reforzada si se tiene en cuenta que, gracias al uso del biogás generado en los biodigestores, el consumo de electricidad producida a través de combustibles fósiles disminuye.

Se calcula que gracias a la instalación de 200 equipos de biodigestores han evitado la emisión a la atmósfera de 9.000 toneladas de CO2, lo que es un paso muy importante en la lucha contra el cambio climático.

¿Qué es y cómo funciona un Biodigestor?

Un biodigestor es un sistema natural que aprovecha la digestión anaerobia (sin presencia de oxígeno) de los microorganismos que ya habitan en el estiércol, para transformarlo en biogás y fertilizante.

Es decir, a fin de cuentas, es un contenedor en el cual se deposita materia orgánica (excrementos, desechos vegetales…) con una cierta cantidad de agua, aproximadamente en relación 1:3. Esta mezcla fermenta gracias a las bacterias, generándose metano (CH4 o biogás) y biol (subproducto líquido), el cual se puede emplear como fertilizante debido a que es rico en nutrientes para las plantas y vegetales.

biodigestor

Además de un contenedor, se necesitan de ciertos elementos de apoyo en su instalación para su correcto funcionamiento, como se pueden ver en la siguiente imagen:

biodigestor-esquema

Aunque a simple vista el funcionamiento de un biodigestor pudiese resultar sencillo, hace falta controlar parámetros como el pH, presión y temperatura para obtener el máximo de su rendimiento. Por ejemplo, para ambientes en que la temperatura de trabajo sea de 30°C se necesitan cerca de 10 días para obtener el beneficio del biodigestor. Sin embargo, para ambientes en que la temperatura sea de 10°C, harán falta 55 días. Ambos ambientes a igual presión de trabajo y pH.

Las limitaciones que presenta esta tecnología son: la disponibilidad de agua para hacer la mezcla con el estiércol que posteriormente se introducirá en el biodigestor, la cantidad de ganado que se posea dado que serán estos los que provean de excrementos, y la apropiación de la tecnología por parte del agricultor, ya que podría resultar difícil conseguir los materiales necesarios para su construcción.

¿Cómo se pueden implantar los Biodigestores en la Comunidad Rural?

Joaquín Víquez y su empresa Viogaz han conseguido diseñar biodigestores empleando materiales económicos, lo que permite ponerlos al alcance de los productores de las zonas rurales más pobres, siendo de gran utilidad en su día a día, en especial a la hora de gestionar los residuos de su ganado.

Los biodigestores están fabricados de una geomembrana de PVC y tuberías del mismo material. Gracias a dicha membrana se pueden fabricar ajustándose a las necesidades de cada productor agrícola, ya que su capacidad puede ir desde 2 a 120 metros cúbicos de capacidad, y cuentan con una vida útil de 10 años.

También han desarrollado una segunda opción la cual va destinada a volúmenes más grandes, superiores a los 360 metros cúbicos de capacidad. Para este caso se necesita más resistencia de la geomembrana, por lo que esta se fabrica de polietileno. Su vida útil es algo mayor, entre los 12 y 15 años.

gran-biodigestor.jpg

¿Qué beneficios aporta este tipo de tecnología?

biodigestores-caseros.jpg

Gracias a los biodigestores y a su fabricación de bajo coste, se puede suministrar combustible para la cocina, calefacción o iluminación a estas pequeñas comunidades rurales remotas. Incluso en grandes instalaciones se puede alimentar un motor para que genere electricidad.

Dichas comunidades rurales se ven muy favorecidas al aprovechar de forma ecológica los residuos de su ganado, que además ven crecer sus plantaciones y cosechas de forma notable gracias al empleo de biol como fertilizante de sus tierras y campos de cultivo.

Además de verse favorecidas respecto a los recursos disponibles, también se mejora la salud de las personas. Al emplear excrementos de ganado se evitan infecciones, malos olores y moscas, que desaparecerán al introducirse dicho abono diariamente en el biodigestor. También se evitan enfermedades respiratorias debido al humo y al hollín producido por la combustión de madera al cocinar en espacios cerrados.

Como se puede ver, incluso la tecnología llevada a su versión más simple y sencilla puede aportar al ser humano la posibilidad de desarrollarse de forma ecológica, eficiente e independiente, en zonas donde sería imposible abastecer de recursos que hoy en día son impensables de carecer, como la electricidad o el agua caliente y a la vez que se mejora su calidad de vida.


Si te ha gustado este post, puedes encontrar otros en mi página web: www.ingeniero3d.com


Fuentes: Ecoinventos, Wikipedia, Webarchive

Alfredo Alfredo Martínez

articulo_oficial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s