El algoritmo de censura de Instagram está eliminando fotos de chicos de pelo largo sin camiseta

La red social Instagram no permite ciertas fotos, incluyendo los topless de mujeres o niñas a las que se les puedan ver los pezones. Muchas instagrammers consiguen burlar esta censura con perspectivas originales, otras incluso se suman al movimiento online #freethenipple, argumentando la libertad de expresión de la mujer.

Instagram incorpora un sistema de búsqueda automático para analizar las fotografías subidas de forma constante a través de algoritmos de machine learning que buscan fotografias censurables, eliminándolas directamente de la plataforma. Puede parecer no del todo complejo, pues este tipo de algoritmos se han desarrollado enormemente los últimos años y se utilizan de forma amplia en la red.

Pero ahora el algoritmo se ha encontrado un nuevo reto. Hay chicos jóvenes que pueden tener el pelo largo y que suben sus fotos sin camiseta, estando en la playa, haciendo deporte, etc. ¿Cómo puede el algoritmo diferenciar que estas fotografías de las de otras mujeres?

Simplemente no puede, por lo que las borra también.

longhairedboyrevolution

Así muchos chicos han comenzado un movimiento de protesta ante esta censura, que entienden equivocada por parte de Instagram. Con el hashtag #longhairedboyrevolution denuncian que la red les está borrando sus fotos del perfil. «Long live long haired boys», dice alguno.

5d8e24a32e22af18ca1cfaaf.jpg

El eterno debate de la censura

Una vez más, esto nos hace reflexionar de hasta qué punto tiene sentido censurar las fotos topless de mujeres en Internet. Algunas preguntas que nos hacemos son:

¿Por qué consideramos inapropiado ver los pechos de una mujer pero los de un hombre está bien?

¿Estas técnicas de censura buscan frenar la pornografía infantil o son simplemente una manera de introducir varemos éticos concretos?

En el caso de tener sentido para frenar prácticas ilegales o no éticas, ¿funcionan, o los usuarios acaban sobrepasando la censura?

¿Puede un algoritmo determinar qué es ético y qué no?

¿Debe en todo caso un algoritmo encargarse de dicha tarea?

Y si no lo hace un algoritmo, ¿cómo vamos a revisar millones y millones de fotos que se suben cada hora en internet? La pornografía infantil es una realidad y una actividad que requiere de una vigilancia sin escrúpulos.

¿Son conscientes las familias de lo delicado que es el mundo de las redes sociales para los niños y niñas?

¿Debemos apartarlos por completo de las mismas o educarlos desde pequeños?

La balanza entre libertad y protección es cada vez más compleja en el mundo digital y este episodio es un nuevo ejemplo.

articulo_oficial

Fuente: BusinessInsider

3 comentarios en “El algoritmo de censura de Instagram está eliminando fotos de chicos de pelo largo sin camiseta

  1. La clave está en los tipos de licencia que habría de generar legítimamente una computadora para su dueño/a. Si alguien quiere voluntaria y libremente publicar un contenido, lo que hay realmente son electrones operando con una circuitería. Desde la perspectiva de la libertad de expresión cualquiera podría grabar un contenido voluntariamente siendo menor de edad grabando su propio cuerpo desnudo y visualizarlo dentro de unos años ya siendo anciano sin ser un delito Para entender qué es cada cosa conviene ver el cuadro de Magritte ‘esto no es una pipa’. Si no quieres acceder o seguir visualizando un contenido: TU COMPUTADORA DEBERÍA PODER CREARTE ESOS FILTROS SI QUIERES Y SI NO, NO, PERO NUNCA UN ALGORITMO AJENO A TU VOLUNTAD DE FILTRADO. El problema es que esto sucede en contra de la soberanía y se está monopolizando la ingeniería tecnológica cada vez más aparéntemente como una deliberación individual al ser obligados a hacer uso de algoritmos que controlan a cada persona mediante términos y condiciones algorítmicas impuestas por censores y después ellos mismos se han servido de ese ‘quorum’ artificial para ponerlas en manos de los juristas para que ni ellos mismos lleguen a controlarlo (el problema). Y eso es todo: si antiguamente se vendía el alma al diablo, ahora el diablo ya no necesita comprar…

Deja un comentario