El vehículo de hidrógeno. ¿Cuánto más hay que esperar?

Continuando con la campaña en redes sociales #1semana1ODS, nos situamos en la semana correspondiente al ODS 7: Energía asequible y no contaminante.

Uno de los debates más interesantes alrededor del sector energético está teniendo lugar en el transporte. Desde Puentes Digitales os hemos acercado la realidad del coche eléctrico (de baterías) en diversos artículos, pero hoy nos gustaría adentrarnos en el vehículo de hidrógeno, como alternativa al motor de combustión.

Y es que en el proceso de transición hacia una economía baja en carbono, las acciones sobre el sector del transporte juegan un papel fundamental. En Europa, este sector consume más de un 30% de toda la energía, siendo por tanto uno de los principales responsables de la emisión de Gases de Efecto Invernadero. Es por ello que otras opciones a los vehículos de gasolina o diésel están llamadas a ser un pilar básico en esta transición.

5_OperatingPrinciples_Detailed_180301_tcm-11-554848.jpg

Una de las alternativas sobre la que se depositaron más esperanzas de cara a lograr un transporte sostenible es el Fuel Cell Electric Vehicle (vehículo eléctrico de celda de combustible), o más comúnmente conocido como vehículo de hidrógeno. Gracias a las celdas de combustible, es posible obtener energía a partir de hidrógeno, siendo el vapor de agua el único “residuo” producido. Como su nombre indica, el vehículo de hidrógeno es un vehículo eléctrico, pero con la ventaja de que ofrece una mayor autonomía y menor tiempo de recarga frente a su homólogo de baterías.

Si se tienen en cuenta estas características, el vehículo de hidrógeno no presenta ningún inconveniente para incorporarse al parque automovilístico, lo cual supondría un verdadero avance hacia un transporte sostenible. Sin embargo, son otro tipo de vehículos alternativos los que se encuentran en el mercado a precios competitivos. Destacan los híbridos eléctrico/gasolina, cuya compra ya no supone un sobrecoste respecto a la de un vehículo convencional. Además, está creciendo con fuerza la producción y venta de los vehículos de gas natural, siendo una de las apuestas principales de empresas como SEAT. Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos realizados, el vehículo de hidrógeno apenas está en el mercado: actualmente sólo circulan en el mundo alrededor de 6.000 unidades.

El vehículo de hidrógeno es un vehículo eléctrico, pero con la ventaja de que ofrece una mayor autonomía y menor tiempo de recarga que su homólogo de baterías

¿Cuál es el principal obstáculo?

Para Carlos Fúnez, Responsable de la Unidad de Innovación Abierta del Centro Nacional del Hidrógeno (CNH2), el cuello de botella que impide el completo desarrollo del vehículo de hidrógeno es la falta de una red de distribución adecuada, las hidrogeneras:

“Hay falta de apoyo institucional en el desarrollo de redes de repostaje. En 2014 se aprobó una Directiva Europea que obliga a los estados miembros a introducir redes de repostaje de combustibles alternativos, incluido el hidrógeno. Sin embargo, los objetivos los fija cada estado.En el caso de España, no es nada ambicioso: “para 2020, España se ha marcado contar con 500 vehículos de hidrógeno circulando y 20 hidrogeneras.

La falta de redes de distribución perjudica especialmente al sector de los vehículos utilitarios o turismos, los cuales requieren una red extendida.

hidrogenera
Actualmente en España sólo hay seis hidrogeneras, todas en fase experimental. (Fuente: Página Web del CNH2)

Por el contrario, aquellos medios de transporte que no necesitan de una red de distribución extendida, como los autobuses urbanos o camiones basura, ya están introduciendo el vehículo de hidrógeno en sus flotas:

“Son vehículos que consumen regularmente cantidades de hidrógeno importantes y son estacionados de manera centralizada, lo que facilita la ubicación y rentabilidad de un centro de repostaje”.

Del mismo modo sucede con el transporte ferroviario o el marítimo. En 2017, ALSTOM probó con éxito Coradia iLint, el primer tren propulsado por una celda de combustible de hidrógeno. Actualmente se están construyendo 14 unidades para la Autoridad Local de Transporte del Estado de Baja Sajonia, en Alemania

¡Mejor nos quedamos con sus siglas, LNVG, que con su nombre completo: Landesnahverkehrsgesellschaft Niedersachsen!

tren coradia tren de hidrogeno
Imagen del tren Coradia iLint. (Fuente: Página Web de ALSTOM)

La producción de hidrógeno no supone un problema. La tecnología de electrólisis del agua ha experimentado grandes avances en los últimos años.

En Europa ya existen varias empresas que comercializan electrolizadores a gran escala. El precio del kilogramo de hidrógeno producido oscila entre los 9 y los 10 €; teniendo en cuenta que 1 kg de hidrógeno contiene la energía de aproximadamente 3,5 litros de diésel y que la eficiencia de la pila de combustible es más del doble que la del motor térmico, 1 kilogramo de hidrógeno equivale a 7-8 litros de diésel, por lo que el precio de la recarga es comparable”.

Japón, un paso por delante

En la Unión Europea, los países que se han fijado planes más ambiciosos son Alemania, Francia y Reino Unido. Alemania prevé contar con 500 hidrogeneras y 500.000 vehículos de hidrógeno en 2025, mientras que Francia espera que, en 2050, más de 7 millones de vehículos de su parque automovilístico sean de hidrógeno. Sin embargo, los gobiernos del estado de California (EE.UU.), China y Japón son los que más esfuerzos están dedicando a su desarrollo. Fúnez destaca el país nipón, donde actualmente circulan “prácticamente la mitad de los vehículos de hidrógeno que existen en el mundo”. De hecho, dos de las tres empresas que ya comercializan turismos de hidrógeno son japonesas: Toyota y Honda.

Toyota Mirai coche de hidrogeno
El Toyota Mirai es uno de los modelos de hidrógeno ya disponibles en el mercado. (Fuente: Página web de Toyota)

¿Cuánto cuesta un turismo de hidrógeno?

Además de estas dos empresas, la surcoreana Hyundai ya cuenta con un modelo de hidrógeno entre su gama de turismos. “Los turismos de hidrógeno producidos son de alta gama, y su precio ronda los 60.000 €. Aún no hay líneas de producción a gran escala, lo que hace que actualmente no existan turismos de hidrógeno a precios asequibles”. Las previsiones del sector, según palabras de Carlos Fúnez, son que “en 2024, el precio de un vehículo de hidrógeno se equipare al de uno convencional”.

“Aún no hay líneas de producción a gran escala, lo que hace que actualmente no existan turismos de hidrógeno a precios asequibles.”

Si echamos la vista diez años atrás, los avances realizados son palpables: “Desde 2008, Toyota ha conseguido reducir el volumen y el peso de su celda de combustible un 43 y un 48%, respectivamente. Al mismo tiempo, ha conseguido aumentar su potencia un 26%”. Estos avances se han traducido en una bajada significativa del precio final del vehículo.

A pesar de los obstáculos y de la competencia, el desarrollo del vehículo de hidrógeno continúa su avance. Aunque el camino esté siendo difícil, la meta supondrá un antes y un después en el avance hacia un transporte sostenible.

articulo_oficial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s